Confundiendo sentimientos

¡Hola,hola caracolas!

¿Cómo vais? Lo sé,soy mala persona y escribo mucho menos que Kath,pero si os pasáis por mi blog personal,entenderéis porque. Ya que ni siquiera en ese escribo mucho,aunque ahora tengo más tiempo e igual os sorprendo. ¡Bueno! ¡Lo importante es que no me he olvidado de vosotros,ni de las historias! Ni lo haré. :) Por eso aquí os dejo una pequeña historia que he rescatado de cuadernos antiguos,¡ni siquiera recordaba que la tenía! Espero que os guste. 

Es una historia única,no habrá continuaciones. :P


CONFUNDIENDO SENTIMIENTOS

Cuando lo conocí,entre los dos surgió una chispa. Nuestras miradas se pegaron,pero yo supe que él no iba a fijarse en mi. Aquel chico al que mi madre me presentó con toda su buena intención,se convirtió en alguien especial. Nathan era el típico chico normal,pero con sus ojos verdes acaramelados,cada vez que me miraba... Me ponía los pelos de punta. Su sonrisa pícara y su forma de ser,encandilaban a cualquier chica. Y yo no iba a ser menos,desgraciadamente. 

A mis dieciocho años,seguía virgen y sin novio. Había tenido relaciones con otros chicos,pero ninguna había funcionado. De hecho la última,fue un drama,pero no voy a extenderme. Sin embargo,esa noche,era mi dieciocho cumpleaños y los labios de Nathan tocaron los míos. No puedo negar que toqué el cielo sin pensar realmente en lo que estaba pasando. Sus manos recorrían mi espalda y podía sentir la electricidad en mi cuerpo. Sus labios eran puro fuego. En ese momento,yo sabía que Nathan no iba a conformarse con alguien como yo,una chica normal,algo gordita,aunque no fea,todo hay que decirlo. Atractiva a mi manera,pelo largo y negro como la noche y una mirada tan profunda como un lago. Él me miraba con deseo,pero en mi interior,pensaba que jamás sería suficiente. Lo sé,mi autoestima no es la mejor. ¿Pero qué puedo hacer?  

Esa misma noche,estuvo con dos chicas más,pero yo tampoco podía recriminarle nada. No éramos nada,más que dos personas que se habían atraído en cierto momento y ya está. Jamás me acosté con él. Todo hay que decirlo,nunca intentó propasarse conmigo,aunque a las otras las trataba cual trapo,yo me sentía respetada por él. 

Sin embargo,pocas semanas más tarde,comencé una relación con ese último amor que tuve. El drama. pero mi "ex-cosa",había cambiado y ahora se comportaba de otra manera. Parecía tener ojos tan solo para mi. Y tenía las cosas claras. Cuando estaba con él,ya no pensaba en Nathan,ya que por primera vez,me había enamorado. No niego que cada vez que veía a Nathan,el corazón me daba un vuelco. Más de una vez,me sentí tentada de engañar a mi novio. Por aquel entonces,la relación volvía a estar algo turbia y cuando Nathan estaba delante,las fuerzas me flaqueaban. 

Una noche,Nathan y yo nos encontramos y al vernos,supimos que íbamos a tentarnos el uno al otro. Era inevitable. Éramos como dos imanes que se atraían,pero a la vez se repelían. En aquel encuentro,no pasó nada,y si... Me arrepentí. Tanto que aun a día de hoy me duele. Pues deseaba con todas mis fuerzas,vovler a sentirme tan deseada como él me hizo sentir aquella noche. Solo él conseguía que mi cuerpo reaccionase a las carícias. Aunque creía estar completamente enamorada de mi novio y lo había proclamado a los cuatro vientos,en mi fuero interno,sabía que no era así. Había confundido mis sentimientos. Por supuesto que quería a mi novio,pero... No era lo mismo que sentía por Nathan. Aquella noche en la que Nathan y yo nos tentamos,a la vez nos respetamos mutuamente,pese a las ganas que ambos teníamos de ponernos las manos encima. Y aun la recuerdo como si de ayer mismo se tratase. Si hubiese sido infiel,tal vez la situación habría sido diferente,pero fui fiel a mis principios y me demostré a mi misma que soy fuerte. ¿Me equivoqué al comenzar una relación con mi novio? Si,pero eso es algo con lo que aprendí a vivir. 

Nathan y yo seguimos viéndonos,nos llamábamos de vez en cuando,pero el día que corté con mi novio,todo cambió. Yo cambié y el problema es que Nathan también había cambiado. Estaba más frío,más distante. Una noche,antes de estar con mi novio,Nathan y yo habíamos pasado una noche juntos,aunque me respetó tanto,que un beso casto en la mejilla,fue lo único que hizo,aparte de agarrarme en cucharita. Era la primera noche que pasábamos solos,y la única que tendríamos. Pero solo me abrazó y se durmió. Cosa que mi novio,había hecho muy pocas veces. 

Como iba diciendo,tras cortar con mi novio,todo cambió. Pasamos tiempo sin hablar,aunque yo no estaba con nadie,ni él tampoco. Tardamos mucho en volver a estar juntos. Y me sentí decepcionada. Necesitaba sentir sus brazos rodeándome,sus labios rozando los míos,dispuesto a tentarme hasta que todo explotase y su mirada llena de deseo y lujuria. Cuando por fin llegó ese momento,fue como si no hubiese pasado el tiempo. Nuestras bocas y nuestros cuerpos se reconocían como si no se hubiesen separado jamás. Parecía que estábamos hechos el uno para el otro. El buscaba mis enfados y a mi me encantaba meterme con él. Éramos dos almas gemelas buscando guerra,pasión,retos... 

Tras nuestro último encuentro,pasó mucho tiempo. Y aunque ahora lo veo,ya no pasa nada. Y siento que hay algo pendiente,algo por acabar. Para poder darle fin o comienzo a todo esto. A veces tengo la sensación de que se pone celoso si me ve con otros,aunque en el fondo tengo argumentos para pensar que no son solo sensaciones. Y él trata de ponerme celosa contándome sus aventuras y tiene el valor de preguntarme si lo estoy. Eso es lo que me hace dudar. ¿Qué es lo que hay entre nosotros? ¿Algún día tendremos el valor de hablarlo? ¿Podré olvidar algún día todo lo que me hace sentir? Puedo vivir tranquila sin él,sabiendo que él,siempre estará ahí,tenga novia o yo lo tenga. Siempre seremos uña y carne. Pero cuando desaparece de mi vida por días,semanas o meses,el miedo se apodera de mi. ¿Porqué? No lo sé... Tal vez estoy enamorada de él. Algún día puede que esta historia tenga un final,tal vez no,aunque en el fondo,sé que falta mucho para que acabe. Nuestros caminos pueden volver a cruzarse en cualquier momento. ¿Acabaremos juntos? 



FIN

Comentarios

  1. ¡Oh! ¡Apareciste! Me siento contenta de leerte otra vez por aquí (como si no nos viéramos xD).
    Me gustó la historia, espero que no piernas las ganas de escribir xD.
    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Lo intento y lo sabes! ¡Uy,si,no nos vemos nunca! xD ¿Cuánto hace? ¿10 horas que te has ido de mi casa? Si es que parecemos las gemeliers.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Come Back!

El Castillo Oscuro: 5. Emigración (Final)

Buscando al hombre perfecto: Capítulo 2