Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Pachelbel's Canon

Imagen
Nombre: Pachelbel's Canon
Original
Relato corto
Es una historia original. Si quieres publicarla en algún lugar siéntete en confianza de hacerlo, pero da créditos.
Merci~



El teatro estaba en silencio, cuando el contrabajo comenzó a sonar. Nadie comentaba nada, tan sólo oían como el instrumento repetía una y otra vez las mismas notas, esperando pacientemente a que el órgano apareciera, arrastrando consigo una lluvia de dulces violines...

Tercer Secreto:

Tercer Secreto:

El hombre que esta sentado en la barra mira su vaso de cerveza con tristeza. Los propietarios no saben si acercarse y preguntarle la razón de su tristeza. Ambos se miran y deciden que es mejor esperar.

Un suave jadeo les llama la atención. El mismo joven, de cabellos oscuros y rostro pálido ha comenzado a llorar. En ese momento saben que ya es hora de actuar. Uno de ellos se acerca, le ofrece una servilleta y espera pacientemente que el hombre comience a hablar.

Cuando la puerta se cerró tras el joven, el propietario se arrepintió al momento de haberse enterado de lo que ese muchacho quería hacer. Una vez más se planteó si sería necesario moverse y actuar, o simplemente dejar que la historia siguiera su curso.

Una luna para dos: 6. Malos hábitos.

6. Malos hábitos:

En los últimos años había cogido la mala costumbre de pasar las penas con alcohol. Siempre terminaba en un bar, bebiendo más cervezas de las que mis riñones podrían soportar y retozando con un hombre que no debía tocar. El primer motivo, por ética y el segundo porque era en cierto modo desagradable. Un gay por muy borracho que fuera, siempre sería gay. Y no lo entendí hasta que Sam y Niel decidieron renovar sus votos y hablar sinceramente. Temí que Sam le dijera algo sobre nuestros encuentros sexuales, pero se limito a decirle que se había acostado con otra persona. Por parte de Niel tan sólo lo aceptó y asumió parte de culpa. Después de aquello ambos parecían una pareja recién casadas. A pesar de que me alegraba por ellos, hablando objetivamente daban asco. Y para mi corazón alcoholizado no era bueno.

El bar de Hao estaba abierto, se oía música y muchas risas. Tenía la intención de entrar, beber hasta olvidar y seguir pasando mi amarga vida, pero al recordar el últim…

Segundo Secreto

Segundo Secreto: Tan sólo se escucha la voz de ella. A pesar de no ser una chica muy escandalosa, ha logrado que todos los clientes del bar la escuchen desde sus respectivas mesas. Los propietarios tan sólo le miran con una sonrisa ladeada. Saben que no pueden hacer nada para calmar su dolor, lo único que esta en su poder es proporcionarle el consuelo del alcohol, aunque éste no fuera el mejor. Después de haber terminado de beberse más de media botella de vodka, uno de ellos sale de la barra para dirigirse donde está ella, cogerla en brazos y llevarla a una pequeña habitación destinada a ella y a los que como ella, necesitaran un rincón para olvidarse de todo y tan sólo dormir. Un pequeño espacio donde el alcohol era remplazado por una cómoda colcha y una almohada capaz de retener cientos de lágrimas destinadas a una mala persona.

Una luna para dos: 5.Cambio

5. Cambio

Había decidido dejar de meterme en problemas. Cerrar los capítulos caóticos de mi vida y abrir una nueva historia, con nuevas personas y nuevos acontecimientos que pudieran hacerme olvidar de todos mis desastres anteriores. Aunque el único que quería olvidar era mi pasado con Sam y Neil. Sabía que no podía abandonar el hospital, perder contacto con ellos y fingir que no había pasado nada. Pero en cierto modo, sabía que eso era lo único que me mantendría alejada de la locura. Y precisamente por esa decisión de comenzar de cero, había elegido celebrarlo. Un gran error. Uno que tenía que sumar a la lista de los grandes fallos de mi vida.

Estaba desnuda, mirando al techo y con la respiración acelerada, mientras sentía como unos pies fríos iban subiendo por mi primera hasta detenerse a la altura de mis rodillas. Giré la cabeza para encontrarme a un desconocido. Posiblemente en mi estado de ebriedad habría coqueteado con él y como era muy lógico terminamos desnudos en una cama. M…

Primer Secreto

Primer Secreto:
El bar está en silencio a pesar de que hay varias mesas que están ocupadas. Un grupo de señores mayores bebiendo una cerveza y jugando a las cartas en una esquina. Ésta está llena de pequeños marcos de fotos colgados en la pared. En ellas hay siempre el mismo rostro. Una niña de cabello castaño claro, ojos grandes color caoba y una enorme y resplandeciente sonrisa. En las siguientes fotos hay un joven, con expresión seria y cabello gris, aunque en la fina línea de sus labios se puede apreciar una traviesa sonrisa.
La línea de cuadros cuenta una historia de amor. Una que quizás ellos debían haber parado o por lo menos, intentar aligerar, pero cuando algo tan bonito y brillante parece tan real, lo mejor es dejarlo seguir su curso. Así que estaban los dos, secando unos vasos esperando pacientemente a que sus invitados de honor llegaran…

Un lugar especial: Inauguración

Imagen
Nombre: Un Lugar Especial
Original
En Proceso
Cada capítulo son historias individuales. No siempre tiene que tener una relación con el anterior. Si lo tiene, se avisará. 
Es una historia original. Si quieres publicarla en algún lugar siéntete en confianza de hacerlo, pero da créditos. 
Merci~ 


Inauguración:

Cuando se abre un bar, la única esperanza de su propietario es poder ofrecer un lugar tranquilo donde poder pasar el tiempo, o simplemente reunirse con las personas especiales.

Un lugar tranquilo, íntimo e incluso un bonito sitios para primeros encuentros. Pero lo que ellos jamás pensaron, es que el suyo sería el lugar donde los secretos más oscuros y peligrosos serían guardados y protegidos.

Una luna para dos: 4. Normal

4. Normal:

Esa noche no pude dormir. No porque me sintiera mal por lo que ellos hablaron, o porque mi cerebro no pudiera dejar de pensar. Realmente, todo era mucho más sencillo que eso. Sam y Niel se quedaron toda la noche hablando en mi apartamento, diciéndose las cosas que durante años se habían callado y lo que quería esperar de la otra persona, a partir de ese momento. Una parte de mi sentía un cierto alivio, porque eso suponía que todo volvería a la normalidad, pero no estaba segura a cuál. Sam siempre había formado parte de mi vida sexual activa, y en cierto modo, a pesar de los litros de alcohol, yo formaba parte de la suya. Así que mientras ellos hablaban yo me limitaba a entender cómo sería nuestra relación a partir de ese momento. Y una parte de mi tenía mucho miedo. Tanto si el resultado fuera bueno o malo, terminaría perdiendo más de lo que ganaría, por lo que no estaba muy segura si quería que eso terminara de alguna forma u otra.

Sentía que los ojos se me caían cuand…

Una luna para dos: 3. Lo correcto

3. Lo Correcto:

A mi lado tenía el rostro contrariado de Sam, sus manos se cerraban en sus rodillas temblando y cada músculo de su cuerpo estaba en tensión. En algún momento pasado de mi vida, no habría dudado en abrazarlo y protegerlo entre mi pecho. Posiblemente hubiéramos terminado desnudos, haciendo el amor antes de caer en un pesado y culposo sueño post sexo. Pero esa vez, tan sólo me quedé mirándolo, esperando que fuera él quien hablara, quien decidiera hacer lo correcto por primera vez. Esperé paciente a que decidiera mover ficha, pero tan sólo se quedaba temblando y gimoteando en silencio. Sin esperar nada me levanté del sofá, caminé hasta la puerta y la abrí. Él me miró sin dar crédito a lo que veía. Yo Aria Macbeth estaba deseando que Sam se marchara de mi casa, y que posiblemente no volviera a entrar. Sin decir nada más y aceptando mi rechazo se levantó del sofá, buscó sus cosas y se marchó. No esperé a que terminara de salir cuando cerré la puerta, tampoco me quedé apoyada …

First Sin: Capítulo final

9. Comienzo: El apartamento estaba vacío, los muebles que se habían quedado cubiertos por sábanas y en cada esquina, había una caja llena de viejos recuerdos. En cierto modo le daba cierta añoranza dejar aquel lugar, pero sabía que después de haber hecho lo que hizo, tenía que encontrar su lugar en otra parte. Había encontrado un puesto vacante en un hospital de Galway, incluso desde el mismo Londres le habían ofrecido un puesto. Tenía bastantes puertas abiertas, pero no sabía dónde ir. Precisamente por eso, había recogido sus cosas y se limitó a llamar a su familia en Lucan. Debía volver a casa, pensar un poco sobre su vida y dejar que su madre le dijera lo mala persona que era. Necesitaba sentir el odio, aunque solo fuera un poco. Era una respuesta natural, después de todo había dejado a Mark en el altar. No había elegido a James, algo que la mayoría de personas creyeron cuando se reveló su idilio con el atractivo doctor. No lo había hecho, no porque no quisiera, pero era mejor simp…

Una luna para dos: 2. Verdades

2.Verdades:

Después de tener relaciones sexuales con Sam, sentía que debía volver a ponerme la mochila de la culpa. Era como si no pudiera disfrutar del hecho de haber hecho el amor con él, como si esa sensación de felicidad fuera para personas totalmente buenas y sin un pasado oscuro. Observo como Sam duerme a mi lado, su rostro está tranquilo y su respiración es muy pausada. No sé si duerme así por culpa del alcohol o si lo hacer por el sentimiento de paz que tiene uno después del sexo. Quise pensar en lo segundo cuando me levantaba de la cama y realizaba lo habitual. Cuando estaba recogiendo mis bragas caí en la cuenta de que estaba en mí piso. No tenía que salir corriendo, tampoco esconderme si la puerta sonaba o simplemente vestirme. Desnuda como estaba caminé al salón, encendí las luces y me estiré feliz. Eran las 10 de la mañana, una hora buena para comenzar a ser persona. Preparé el café canturreando y por primera vez en años, me sentí como si fuéramos pareja.

Perdida en mis f…

First Sin: 8.Boda

8. Boda: La mesa de la sala estaba repleta de revistas, la habitación ocupada por un ostentoso vestido blanco y la cocina llena de pequeños platos con diferentes trozos de tartas. Sabía que debía ponerse a organizar todas las cosas, en un par de horas vendrían a casa un grupo de mujeres selectas para brindarles su opinión sobre todo eso. Pero ella, estaba sentada en el pequeño balcón de su casa, observando el cielo que comenzaba a oscurecen y con su gato en el regazo. No tenía ganas de ser el centro de atención, no quería ponerse un vestido de boda y fingir que estaba emocionada por casarse. En toda su vida, el concepto de matrimonio siempre había sido algo ajeno a ella. No tenía más que el concepto legal, pero la parte más romántica de ella, le obligaba a pensar que, una boda era por amor. Un amor que durante casi un año se había obligado a tener. Creía que con el tiempo adoraría a Mark, que con el tiempo podría dormir entre sus brazos y cerrar los ojos tranquila. Pero había pasado un…