Buscando al hombre perfecto. Cap.1

¡Hola,hola!

¡Aquí Mia de nuevo! Después de unas semanas sin escribir,aquí estoy de vuelta. Como hacemos últimamente,yo empezaré la historia de ahora. Así que... ¡Espero que os guste! El próximo lo escribirá Kath,como toca. *Risas* Veremos que se nos ocurre,ya que estas historias,no son planeadas. Van surgiendo porque si...
Esta historia será un fan-fic sobre los actores de Crónicas Vampíricas. No tiene nada que ver con la realidad.





1. El primer encuentro:  



Nina,era la primera en llegar a la fiesta junto a su mejor amiga,Candice. Candice era la guapa,la que todos los hombres miraban. Ella solo era la "amiga de...". Nina sin embargo,era pequeña,no llegaba al metro setenta. Sus ojos eran clarísimos,tanto que parecían transparentes. Y su larga melena negra,hacia que su piel resaltase aun más. Era delgada,pero con los pechos y el culo en su sitio. Sin embargo,Candice era la típica rubia,alta,de ojos verdes a la que todo el mundo miraba. Aunque era algo más rellenita que Nina,los hombres se volvían locos con ella. ¿Solo porqué era rubia y tenía una sonrisa contagiosa? Nina no lo sabía. Lo que si sabía,era que hasta que Candice no se casase,ella no tendría oportunidad con ningún hombre. Ya que siempre babeaban por ella,pero Nina era la que siempre tenía que espantarlos o avisarles de que su amiga ya estaba enamorada.

Esa noche,Nina no sabía que iba a encontrar al hombre más guapo sobre la faz de la tierra. Por eso cuando vio a Ian,no imaginó que él podría fijarse en ella. Y no se equivocó. Estaban en una fiesta benéfica,todos vestidos de forma espectacular. Las mujeres de largo,los hombres de traje...

- Buenas noches,señoritas. Soy Ian Somerhalder. - Su sonrisa brillaba y su mirada de seductor iba directa a Candice.

-Buenas noches,soy Candice Accola. Y ella es Nina Dobrev. -Candice lo miró con sus ojazos verdes,pero no le hizo mucho caso. Siempre era amable con los hombres que se le acercaban,pero su mirada iba siempre directa a un solo hombre,Paul Wesley.

- Un placer. -Dijo Nina,aunque sabía que Ian solo iba a hacerle caso por una sola razón: Información sobre Candice.

- ¿Puedo invitarte a bailar? -Dijo Ian mirando a Candice.

- ¿Eh? ¡Oh,no! Lo siento,es que estoy algo enferma y bastante cansada. ¿Porqué no sacas a Nina? le encanta bailar. Seguro que será mejor compañía que yo. - Dijo Candice con su enorme sonrisa.

-Claro,será un placer. -Dijo Ian,pero su mirada,era de decepción. No como su sonrisa,que parecía encantadora. -¿Vamos?

Si había algo de lo que Nina podía sentirse orgullosa,era de que era mucho más lista que Candice y también,que no tenía dos pies izquierdos como ella. Nina era una excelente bailarina. Y todo gracias a que su padre era bailarín profesional.

- Por supuesto. -Le lanzó una mirada asesina a Candice,al final,siempre acababa siendo el paño de lágrimas de los hombres que rechazaba sutilmente.

Aunque por la mirada de Ian,sabía que este no era de los que se rendían fácilmente. Este iba a preguntar sobre Candice todo lo que pudiese. Y lo sabía perfectamente. Llegaron a la pista para un vals,pero en cuanto sus manos se tocaron,les pegó un calambrazo. Parecía que habían metido los dedos en un enchufe. Sin embargo,empezaron a bailar. Nina apenas lo miraba,porque sabía que sus preguntas iban a ir en torno a Candice,pero era inevitable. Así que pensó que era mejor que ella comenzase a hablar.

- ¿Porqué no me preguntas ya? Te ahorrarás la incomodidad. -Dijo mientras daban vueltas por la sala,sin darse cuenta de que la gente los miraba sonriendo y que incluso Candice notaba la tensión que había entre ellos,aunque ellos ni siquiera se daban cuenta.

- ¿Sobre qué? - Dijo él haciéndose el loco,aunque le sorprendía que esa mujer se hubiese dado cuenta tan rápido de sus intenciones. Normalmente todas intentaban ligar con él,aunque él se fijase en otra.

- Sobre Candice. Aunque te advierto que pierdes el tiempo. Ella está enamorada de otro. Te lo digo para que te ahorres el llanto o la rabia que suelen tener sus pretendientes cuando se dan cuenta de que ella no les va a hacer caso.

- ¿He dado a entender que me gustaba ella? - Dijo para no quedar como un idiota.

- ¿No es así? -Murmuró ella algo incómoda. ¡Qué mentiroso!-Pensó ella. - Pues perdona por mi equivocación.

- Soy gilipollas. -Pensó él. - No te preocupes. Supongo que al hacerle caso a ella,he dado a entender cosas que no son. -Dijo sin parar de bailar.- Con lo buena que está... Si es un ángel... 

Después de ese baile,todos se sentaron para la cena. Una cena donde se iba a reunir el dinero para la construcción de un nuevo refugio de animales. Y precisamente,Ian Somerhalder iba a sentarse entre ella y Candice y... Paul iba a estar pegado a Candice...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Come Back!

Buscando al hombre perfecto: Capítulo 2

Perche ti amo