Cap.1: Aguantar no es una opción en el amor.

Aguantar no es una opción en el amor.
En proceso,historia compartida.
Si quieres compartirla,no te olvides de dar crédito y avisar. Gracias.


CAP.1




La lluvia se cernía sobre ella. Estaba empapada,llorosa y con ganas de morirse. El vestido de novia estaba sucio y tenía la cara manchada por el maquillaje que amenazaba con formar un cuadro Picasso en su cara. Las lágrimas se le mezclaban con la lluvia. Se sentía morir. Su ex-novio Fausto,un hombre que parecía perfecto para ella,se había acostado con su hermana pequeña. Los había encontrado en el baño,durante el banquete de su boda. Y ella había huido como alma que lleva el diablo. Se sentía muy sola. Se lo había dicho a su madre,pero esta no la había apoyado,le había dicho que tenía que aguantar. Mientras su mejor amiga,Linda,le había dicho que aguantar no era un opción en el amor. Que cogiese sus cosas y se marchase,y eso hizo. Cogió su bolso,donde llevaba algo de dinero,los pasajes de la luna de miel y el pasaporte. Pero antes de poder coger un taxi,estalló una tormenta terrible y corrió a resguardarse,pero ya era tarde. Parecía sacada de una película de terror. Apoyada en una fría pared,los truenos retumbaban sobre su cabeza,pero la lluvia la aliviaba. Y de pronto apareció él... Alto,de constitución fuerte,con los ojos más verdes que había visto nunca,trajeado,con un paraguas tan grande que cabía una familia entera.

-Parece que necesitas ayuda... -Sus ojos verdes penetraron en ella,como si pudiese leerle el alma. Ridículamente le ofreció un pañuelo,pese a que estaba tan mojada que necesitaría un armamento de toallas.- Imagino por tu atuendo que tu boda no ha salido bien. O eso,o es que te has escapado de un psiquiátrico.

-No me he escapado de ningún loquero. -Lo miró con cara de pocos amigos y con su ridiculez,aceptó el pañuelo y se sonó la nariz. -Mi marido,bueno,futuro ex-marido,se ha acostado con la zorra de mi hermana,los he encontrado en el baño,durante el banquete. -Indhira no tenía ni idea de porqué le estaba contando todo eso a un extraño,pero sentía la necesidad de hablar y desahogarse.- ¡Y para colmo mi madre me dice que tengo que aguantar!

-Bueno,tranquila. Al menos te has dado cuenta antes de llevar varios años casada. Me llamo Olivier. El que ayuda a novias cadáver en plena calle y de noche. ¿Tú eres? -Le ofrece la mano cubriéndola con el paraguas.

-Indhira... La loca vestida de novia. -Se sorbió la nariz y no pudo evitar sonreír.- Gracias.

-¿Puedo llevarte a alguna parte? ¿A tu casa? ¿Al hospital? Tienes mal aspecto... -La veía temblar.

-No es necesario,pero gracias por tu amabilidad. Y por escucharme... Ni siquiera sé porque te lo he contado. -Suspiró con cara de cansada y con ganas de quitarse ese vestido mojado y tomarse un chocolate caliente.

-Entonces... ¿Te importa quitarte de la puerta? Se me están empezando a calar los pies y la verdad es que hace frío. Y tú deberías irte a casa.

-¿Dónde estoy? No conozco este barrio... He empezado a caminar y...

-Anda,pasa. Tranquila,no soy un violador,te daré algo de ropa y luego llamaremos a un taxi para que te lleve a casa.

-Está bien. -Ya tenía los huesos calados y la piel comenzaba a no sentirla. Estaba helada. -De verdad,no sé como agradecerte esto.

Subieron hasta el ático del edificio. Por fuera,era un edificio en ruinas,por lo que Indhira esperaba encontrarse un piso de hombre soltero,lúgubre y con cosas por en medio. Y un piso viejo. Sin embargo,se encontró con un piso completamente moderno,pero muy hogareño. El dinero se ntoaba a leguas. Y se sintió algo incómoda. ¿Porqué había aceptado subir? De pronto Olivier,desapareció y volvió con unas toallas y algo de ropa.

-Hay un baño al final del pasillo. Date una ducha y ponte eso. Supongo que te irá bien. Y después llamaremos a un taxi. Dudo que ningún taxi quiera subir a una novia cadáver a su coche. -Su risa envolvió la sala.

Indhira se fue al baño y se pegó la mejor ducha de su vida. Tenía hidromasaje y los chorros de agua caliente penetraron en su piel. El olor a jabón inundaba el baño y cuando salió,se sentía nueva. Se puso la camiseta extra grande y las mallas de deporte negras que le había dejado. Aunque eran un poco grandes,al menos le aguantaban en la cintura. Y la camiseta tenía las mangas tan largas que tuvo que hacerse varios dobladillos,pero al menos estaba caliente. Salió del baño con el pelo mojado y con los calcetines que él le había prestado. Realmente estaba tan ridícula que cuando Olivier la vio,rió,pero a al vez,algo se le removió por dentro. Aquella pequeña mujer,era igual que la de sus sueños... Un sueño que se llevaba repitiendo varias noches. De otra forma,jamás la hubiese invitado a subir a su casa,ni habría hablado con ella,ya que él no era una persona muy sociable... ¿Quién era esa mujer para él? Esos ojos grises lo llamaban,el tan rubio que casi era blanco y una cara de demonio que no concordaba con esa personalidad frágil que él había notado cuando la había visto llorar...¿Podría dejarla marchar?

Comentarios

  1. ¡Oh! Me lo estás poniendo muy difícil... me gusta, me gusta.
    ¿Qué haré yo? Yo no lo sé (nótese que estoy cantando la canción).
    Me gusta mucho, vaya comienzo.
    <3

    ResponderEliminar
  2. Me gusta como ha comenzado, suena interesante. Estaré esperando la continuación <3

    ¡Cuidate!

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno,la continuación le toca a Kath,es una historia compartida,¡veremos que tal! xD

      Saludos,

      Mia

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Come Back!

El Castillo Oscuro: 3. Sospechas