Pétalo: 1. Discusión

                                                                        Pétalo


Protagonistas: Anastasia Steele/Christian Grey
Semi UA.
Semana "Cincuenta Sombras de Grey" 



  1. Discusión:
La Empresa SIP la había recibido con los brazos abiertos, parecían encantados de tenerla en el equipo de edición, y ella tampoco se quejaba mucho. Le gustaba tener la oportunidad de mostrar sus capacidades, además de comprobar con orgullo que haberse leído la mitad de la biblioteca pública servía para algo. Quizás, tenía más gusto literario que mucha gente de su edad, aunque sus ex compañeros de la facultad no dirían lo mismo que ella. Sonrió sintiendo un hormigueo en el estómago cuando las puertas del ascensor se abrieron. La sensación de plenitud, suficiencia y energía se le escapó por la boca...
Delante de ella, con su traje bien planchado, corbata azul oscuro, camisa blanca y chaqueta negra, se encontraba Christian Grey. Dejó de respirar durante un segundo cuando éste le hizo un movimiento leve de cabeza, para luego dibujar una sonrisa traviesa en su rostro. Las puertas del ascensor se volvieron a cerrar, y éste comenzó a subir planta por planta. Sabía que debía apretar el botón cinco, pero las plantas iban subiendo cinco, seis, siete... cuando volvió a respirar las puertas se abrían y la voz mecánica decía que estaban en la planta veinticinco. ¿Cómo había subido tan rápido? Se quedó estática en el suelo, cuando el pasó su mano por su cintura y la arrastró fuera del elevador. No decía nada, tampoco pedía permiso. Muy usual en el. Las últimas veces que se habían visto, hacía todo sin pedir permiso. Enviarle regalos, espiarla en la universidad, mandarle mensajes para saber que estaba bien. El magnate Christian Grey era un controlador compulsivo, y ni siquiera era su novio. ¿Qué se creía? A pesar de que sentía unas ganas terribles de gritarle, quedarse quieta, sentía que su brazo se aferraba de forma más que física a su cintura, por lo que no luchó mucho contra su arrastre.



  • ¿Qué hace aquí? Señor Grey...- preguntó con un tono neutro y fingiendo sorpresa.
  • ¿Usted que cree? Señorita Steele.- sonríe divertido, mientras le abría la puerta de un despacho vacío y se acomodaba en un sillón negro.
  • ¡Oh no!- gime- Dime que no lo has hecho...- suplico.
  • ¿Hacer el que?
  • ¡Christian!- gritó enojada.

Se alegró de que las puertas estuvieran cerradas y que nadie hubiera escuchado su voz a esas escalas tan altas. No era una mujer que se enojara con facilidad, pero aquel atractivo y sexy hombre hacía, que incluso el asunto más idiota fuera totalmente grave.
Al ver el rostro inocentemente sereno de Christian, supo que no entendía absolutamente nada de lo que estaba diciendo, y aunque le costara admitirlo, sabía que el no lo entendía. Se frotó las cienes con los dedos, buscó una forma suave y sin comenzar una discusión para explicarle lo que creía que había hecho, aunque estaba plenamente consciente de que lo había hecho. Jamás el amenazaba sin cumplir su promesa. Instintivamente se acarició la nalga, recordando la nalgada que le había dado días anteriores por haber contoneado las caderas delante de José. ¿Y qué problema tenía? ¡No eran pareja!¡Ni siquiera era su sumisa! Aunque se lo estaba planteando, pero desde luego, con ese comportamiento lo estaba recapacitando. Si sin ser su sumisa ni novia, era tan controlador, posesivo e irritable, siéndolo...¿cómo sería?
Bufó molesta, se sujetó las manos y las apretó fuerte, poco dispuesta a dar brazo torcer en esa situación. El se estaba comportando como un crío, y ella ésta vez tenía razón, por lo que pretendía expresar su desagrado cuantos antes, porque era consciente que si dejaba hablar a Christian, su desagrado se diluiría totalmente. Giró sobre sus talones, salió del despacho, cogió el ascensor, al bajar a su planta corrió a su ordenador, lo encendió y mientras esperaba a que éste reaccionara, saludó a sus compañeros. El saludo de bienvenida del windows le trajo de nuevo a la realidad, abrió el correó y aún con el ceño fruncido comenzó a escribir...

Para: Christian Grey
De: Anastasia Steele
Asunto: No hay términos para expresar el sentimiento que tengo.

¡Como te atreves a hacerlo! ¿Por qué tienes que espiarme?¿Quién te crees que eres?¿Por qué te metes en todo lo que hago?
¡No aceptaré tu estúpidas normas!
Una muy enfadada
Anastasia Steele. Editora de SIP.

Lo leyó un par de veces, antes de apretar el enviar. Al hacerlo, la imagen del ceño fruncido de Christian se le vino a la cabeza, y no pudo evitar sonreír con cierta satisfacción. Refrescó la pantalla y con letras negras estaba la respuesta. Abrió el e-mail.

Para: Anastasia Steele
De: Christian Grey
Asunto: Las exclamaciones son excesivas.

¿Hacer el qué?¿Comprar algo que puedo? Soy una persona que puede comprar empresas tranquilamente. Y me meto en todo lo que hago, porque considero que es necesario por tu bienestar.
Oh, ¿así que lo has estado considerando? Bien.
Un tranquilo
Christian Grey. Presidente Grey Enterprises Holding, Inc.

Estaba apunto de contestarle el doble de indignada cuando el jefe de su departamento le llamó para una reunión de emergencia. Suspiró, cerró el e-mail y se marcho. Por lo menos ya había expresado su molestia, y si Christian quería asumir su culpa o no, ya era algo que resolvería después. Seguramente habría otro e-mail esperándole o algún mensaje, en su móvil. Suspiró y se centró en la reunión.

El coche de Christian estaba en la entrada, esperando por ella y Taylor, con su habitual pose relajado la esperaba. ¿Por qué siempre debía hacer lo que el quería? Frunce el ceño y sonríe a Taylor, ignorando la puerta abierta del auto. Siguió de largo hasta llegar a su pequeño escarabajo, subió, arrancó el motor y llegó a su casa. Kate aún no estaba, y eso significaba que cuando pisara un pie y el acosador supiera que estaba sola, entraría y comenzaría lo que sería sin ninguna duda una pelea muy fuerte.

¿Estaba preparada para una discusión con el?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Come Back!

El Castillo Oscuro: 3. Sospechas