Príncesa: Capitulo 5 (Final)

Capítulo 5:
Había paseado miles de veces por esa plaza, saludando a rostros conocidos y hablando con turistas pesados. Más de una vez se había detenido a beber un café en la cafetería de la esquina y cada día, solía pararse para escuchar la música en directo de los músicos al aire libre. Ese mismo recorrido, lo llevaba haciendo desde que tenía memoria, pero esa vez era tan diferente que le producía un cierto picor en los ojos y la querían hacer llorar. Se mordía el labio y controlaba la sensación de añoranza y en cierto modo la desazón. No era la primera vez que volvía a Venecia, y sabía que no sería la última pero ese día, aquello era tan diferente que parecía más una pesadilla que un sueño...
La Basilica de San Marcos estaba decorada con grandes lazos color vino, un olor a rosas y una enorme alfombra roja que cubría el camino al altar. Las paredes y las lámparas estaban vestidos con horteras lazos y flores, dándole a la iglesia un color más festivo, aunque los invitados se mantenían en silencio, cada uno en su asientos y manteniendo distancia de los demás invitados. Esa boda para muchos era incómoda, para otros era simplemente una tradición que debían respetar y quizás, para pocos, ese día era muy especial. Tan especial que no podían deja de llorar.

Las puertas se abrieron y la novia entró. Lucía un hermoso vestido blanco, ajustado en los pechos y cayendo al suelo, haciendo que la cola formara un círculo perfecto a su alrededor. Gianella llevaba un discreto maquillaje, las mejilla con polvos de color, una suave línea en los ojos y los labios pintados de un vivo color rojo. El cabello lo llevaba atado en un trabajado moño con adornos florales y dejando pequeños mechones fuera. Al igual que la tela blanca, un velo trasparente le cubría la cara, pero no lo suficiente para que la gente pudiera ver su expresión, entre desconcierto y felicidad. Alguien le sujetó del brazo cuando atravesó la puerta y se quedó estática en el mismo lugar.
  • ¿Todo bien?- preguntó en susurros su padre.- Puedes echarte para atrás, y lo sabes.- intento tranquilizarla, ella tan solo caminaba a su lado con el corazón latiéndole acelerado en el pecho.
  • Todo está bien, papá.- le contestó apretando fuerte su brazo.- Nervios de novia.- se excusó con una tímida sonrisa.
Él sonrió y le acompañó al altar. Ahí con un traje militar le esperaba Cosimo, tenía la misma expresión escrita en su rostro cuando le sujetó de las manos y la colocó delante de el. Durante unos segundos se estuvieron mirando en silencio, recordando su conversación de días atrás.
Cosimo esta en la cocina de nuestro pequeño apartamento. A pesar de que sus padres están en desacuerdo, hemos decidido vivir unos días juntos al margen de la prensa. Todo el mundo sabe que nos vamos a casar, pero necesitamos algo de tiempo para nosotros. Desde que llegué a Milán no hemos hecho nada más que ir a fiestas y galas, además de clases de protocolo y cientos de lecciones para prepararme. Así prácticamente habíamos estado un año, por eso, aún en contra de todos estábamos ahí. Le veo salir con dos tazas de café humeante, sonrío enamorada. Le amo, tanto que haber sufrido todo eso me es indiferente. Tan sólo quiero estar con él.
  • Podríamos huir y casarnos en Las Vegas. - dijo mientras contemplaba como miraba los vestidos de novia con aire distraído.- Realmente, no es necesario hacer toda esa ceremonia ¿Sabes?.- murmura.- He oído que otros príncipes se han casado y no han tenido que hacer nada.
Esa idea me llama la atención. Fugarnos juntos y comenzar nuestra vida matrimonial sólo nosotros dos. Sonrió y niego con la cabeza. Ya mi suegra me odia, así que no pretendo darle más motivos para hacerlo. Así que con un suave beso le pido que me ayude a seguir eligiendo modelos.
Sus ojos se encuentran y buscan en los invitados algún motivo para quedarse ahí. A lo lejos, ven como una de las puertas pequeñas se abren y sin pensarlo dos veces sujetos de la mano y con una enorme sonrisa salen corriendo.
Es verdad que son príncipe y princesa, pero ante todo son enamorados y una pareja joven que aún tienen mucho que descubrir. El protocolo y las normas podían esperar, su amor y emoción no.

Comentarios

  1. No sé si entendí bien porqué le parecía más una pesadilla que un sueño el ver todo cambiado.

    Aun así, me gustó el final.

    Hermosa historia.

    Bye!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que porque ella se sentía diferente y claro, era una extraña sensación.
      ¡Me alegro que te haya gustado! ;D

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Come Back!

Buscando al hombre perfecto: Capítulo 2

El Castillo Oscuro: 5. Emigración (Final)