Unas vacaciones sin retorno - 1ª parte

Protagonistas: Ian y Mia (Personajes ficticios) 
Estado: En proceso





Toda mi familia está loca. Hemos venido a nuestra tierra a Mallorca. Nos mudamos a NY hace dos años y desde entonces no había vuelto. Se supone que hemos venido a descansar,pero no. Ellos quieren moverse y ver a la familia y amigos. Tras una discusión,gano la batalla. A fin de cuentas aquí no hay nada que no conozca ya. Es donde nací,lo conozco todo al dedillo. Salgo de casa y camino hacia la playa. No tengo intención de bañarme,solo disfrutar del mar y escribir mientras escucho algo de música. Estamos en pleno agosto,hace mucho calor. La humedad del ambiente se nota en la piel. Los niños juegan dentro del agua,los padres se toman sus cervezas en el bar mientras los vigilan y los de mi edad hacen el tonto entre toqueteos. Me subo a una roca y observo el paisaje. Echaba de menos estar aquí. Saco mi cuaderno y mientras suena "River flows in you" de Yiruma,mi mente se marcha a otra parte mientras comienzo a escribir. El sol me quema,pero se siente tan bien el volver a estar en casa... Las olas rompen frente a mi. Me salpican en la cara pequeñas gotitas que se evaporan solo con rozar mi piel. De pronto noto que alguien me mira,siento unos ojos clavados a mi espalda y me giro. Unos enormes ojos azules me están mirado,no puedo evitar aparar la mirada. El sol me ciega al mirarlo... 


  • Hola. -Me sonríe el desconocido.-Estás en mal lugar. El agua va a subir y te estás quemando mucho. -Dice con mucha simpatía. 
  • Hola...Soy de aquí,se cuando me voy a quemar o no,pero agradezco tu preocupación. 
  • Soy te avisaba. Tienes la espalda como un cangrejo. -Se sienta a mi lado sin ser invitado,pero no digo nada.- ¿Eres de aquí? ¿Cómo es que no te había visto nunca? 
  • Llevo dos años viviendo fuera. Echaba de menos estar aquí... -Suspiro. Si me va a seguir hablando,me rindo.Que se quede.

El chico no dice nada mas,me gusta el silencio que me regala. Su mirada se queda perdida en el mar y al mirarlo siento una punzada en el pecho. No me había fijado en lo atractivo que es. Tiene el pelo negro alborotado y una sonrisa poco típica. Torcida,como si fuese malvado en el fondo. Embriagador. Me relajo a su lado,pero sigo sin decir nada. Aparto la mirada cuando me mira y noto que las mejillas me arden. ¿Qué me pasa? Es solo un chico. Lo miro sin vacilar y él me sonríe,mirándome con sus ojos brillantes,como si fuese a devorarme en cualquier momento. En su presencia parece que me hago pequeña. El chico se levanta y me ofrece la mano sin decir nada,no sé porqué,pero la acepto. Me siento extraña,es como si le conociese de antes. 

  • ¿Puedo invitarte a tomar algo? -Dice,por fin. 
  • Si,claro. Me muero de sed. -Digo mirando a todos lados,veo que hay chicas mucho mas guapas que yo alrededor. No entiendo porque ha venido precisamente a mi. - Gracias. -Digo cuando me ofrece un taburete en la barra del bar. 
  • ¿Cómo te llamas? -Me pregunta con una amplia sonrisa. -Yo soy Ian. También soy de aquí. -Sus ojos parece que me traspasan,como si pudiese ver como me siento o lo que pienso. 
  • Mia,me llamo Mia. -Digo sosteniéndole la mirada y devolviéndole la sonrisa. ¿Desde cuando soy tan simpática? - ¿Porqué te has acercado a mi? -Pregunto intentando no parecer interesada en su respuesta.
  • ¿Sinceramente? No lo sé. No lo había hecho nunca,pero al verte ahí sola... Tenías una expresión triste mientras escribías. He pensado que tal vez necesitabas algo de compañía.- Me dice con esa extraña sonrisa. Cuando me doy cuenta de que está siendo sincero.
  • Vaya... Esa respuesta si que no la esperaba. -Le digo mirándole con mis ojos también azules. Parece que se ha intimidado. Mi mirada a veces puede resultar peligrosa. No tengo esa mirada dulce que todos quieren. 
  • ¿Y qué esperabas? -No se ha intimidado y me sigue mirando de forma divertida. Me siento extraña,como si fuese la horma de mi zapato. Estoy acostumbrada a que todos me aparten la mirada cuando pongo mi "mirada peligrosa". 
  • ¿Tu mirada peligrosa? ¿Y cómo es? 
  • ¿En serio?Eso me sale natural,no puedo hacerla cuando quiera...
  • Lástima,pero no creo que puedas asustarme. ¿Te acompaño a casa? ¿Vives lejos? 
  • Vivo aquí al lado. Si quieres... 

Caminamos unos minutos callados,sabía que el momento de despedirse estaba al caer,pero... No tenía ganas de separarme de ese chico. Era el primero que se preocupaba por como estaba. Cuando llegamos a la puerta de mi casa...

  • ¿Vives aquí? *Enarca la ceja* Yo vivo ahí. *señala la casa de enfrente. -Un momento... Tú eres la pequeña,Mia Salvatore,¿verdad? Correteabas por mi jardín cuando eras pequeña en pelotas y arrancándole  la cabeza a las barbies... 
  • ¿Eh? ¿Cómo puedes acordarte de eso? -Me doy cuenta de que me he puesto como un tomate.- ¿Tú eres Ian? ¿El qué jugaba conmigo al pilla-pilla? -Lo veo y no lo creo- Has cambiado mucho...
  • Bueno,tengo diez años mas que tú. Es lógico,¿no? Hacía mucho tiempo que no te veía... Dos años antes de que os marcháseis me fui a estudiar a Londres. 
  • Estás muy distinto... Yo recordaba a un chico con el pelo súper mal cortado y muy flacucho...-Vaya,lo he dicho. Qué cambiado está... Pero está guapo. Recuerdo cuando me pasaba horas soñando con él... Yo solo tenía doce años y ni siquiera le he reconocido.-¿Y porqué decidiste volver? -Ahora entiendo porqué no quería separarme de él... Lo conozco de toda la vida.- ¿Sigues viviendo con tus padres?
  • Y yo recordaba a una niña de mal carácter arrancando cabezas de barbies y escondiéndose cada vez que me veía. -Me sonríe y cuando vuelvo a mirarle comienzo a recordar los viejos tiempos y recuerdo su cara. Reconozco esas facciones,ahora mas maduras y una sonrisa mas pícara.- Si,he vuelto a vivir aquí. Mis padres de han marchado a la casa de Santa Ponsa y me han dejado esta casa a mi. Vendrán mañana,supongo que tus padres estarán encantados de verse. Sé que se llaman casi a diario... 
  • ¿A diario? Yo no lo sé,no suelo pasar mucho tiempo con mis padres. Siguen tan locos como siempre. No lo aguanto... -Digo soplando.- Supongo que entonces nos veremos mañana... 
  • Si... Seguro... -Se despide con un beso en la mejilla yo me enciendo como una chimenea.- Hasta mañana,Mia. 
  • Hasta mañana,Ian...-Me despido y entro a casa algo aturdida. Me siento extraña,es como si un remolino de emociones hubiese vuelto. 

Por la noche,mis padres vuelven. Mi madre habla y habla y yo asiento fingiendo escucharla,pero mis pensamientos están en otra parte. En cuanto escucho el apellido Somerhalder,bajo de mi nube y escucho atenta a mi madre... Al parecer mañana van a venir a cenar. ¡Oh,dios! ¡Estoy nerviosa! Ian,mi primer amor... Nadie lo sabe,solo mi diario y yo. Siempre fue mi amor prohibido,demasiado mayor cuando tenía doce años. Aunque nos conocemos,prácticamente,desde que yo nací. Él estuvo allí y mis padres siempre me recuerdan que los Somerhalder estuvieron en mi nacimiento... Él me cogió cuando yo tan solo era un bebé y él tenía 10 años... 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Come Back!

Buscando al hombre perfecto: Capítulo 2

Perche ti amo