Iniciativa: Anunciación

Nombre: Anunciación.
One-Shot
Original
Si quieres poner la historia en alguna página, hazlo libremente, pero pon créditos.

Anunciación

El árbol de Navidad estaba decorado, las luces encendidas por toda la casa y el olor a pavo inundaba toda la casa. Todo estaba listo para comenzar una perfecta noche, pero ella se encontraba sentada en el sofá observando distraídamente aquella pequeña caja rosa que reposaba en la mesa. Hacía más de dos días que había comprado aquello y no se había sentido capaz de abrirla y salir de la duda, aunque lo hacía más por formalidad que por que realmente lo necesitara. Ya sabía lo que aparecería en la minúscula pantalla de aquel palo, pero era muy diferente imaginárselo a verlo. Si lo hacía, todo sería mucho más real y eso la aterraba. No llevaban más de dos años casados, a su marido a penas le habían ascendido y ella se encontraba en su mayor esplendor profesional. Poner un bebé en su ecuación era demasiado, pero ya era demasiado tarde para echarse para atrás, por mucho miedo que sintiera. Incluso comenzaba a verse con la enorme barriga, a pensar en nombres y en cómo decoraría la habitación. Ya era muy tarde para negar lo evidente. Estaba embarazada, lo sabía y quería aquel diminuto ser que estaba creciendo en su interior.


Las instrucciones estaban tiradas en la basura, la caja arrugada en una esquina del baño y el palo sobre sus manos temblorosas. Una sonriente cara le miraba desde la pantalla, gritándole con silenciosas palabras que efectivamente estaba embarazada que no tendría más remedio que decírselo a su marido, pero el problema era ¿Cómo lo haría? Gabrielle era el típico hombre que tenía toda su vida programada y los seres diminutos y gritones no entraban en sus planes más próximos, pero ya tenía a uno creciendo en sus entrañas, abriéndose paso con rapidez y posiblemente, ocupando la mayor parte del tiempo de ambos.

Suspiró, cogió la arrugada caja la arregló y metió el palo en el interior, guardó la caja dentro del armario y salió del baño, dispuesta a ordenar la casa antes de que su marido llegara y encontrara que su ociosa y hormonal esposa encerrada en el baño buscando la mejor forma para decirle que iba a ser padre, y que el viaje a las Bahamas se tendría que posponer unos cuantos años más.


Los dos estaban sentados en la mesa, comiendo un jugoso pavo y hablando sobre temas insulsos que a ninguno les interesaban, pero al menos llenaban el ambiente de alguna conversación y no de un pesado silencio que anunciaba una charla que ninguno quería oír.

Después de degustar la comida navideña, de limpiar la cocina y poner una música ambiental de fondo, los dos se sentaron delante del árbol y comenzaron a abrir los regalos. A pesar de que todos los presentes eran increíbles, parecía que ninguno de ellos era lo suficiente para hacerles sonreír o disfrutar realmente de aquella noche especial.

- Sammy, tengo que preguntarte algo...- habló algo inseguro mientras le cogía las manos.

- ¿Preguntarme algo?- le apretó las manos cálidas y miró a sus ojos grises que tanto le habían enamorado.

Él suspiró, se pasó la mano por el pelo y buscó algo en su maletín de trabajo. Estuvo rebuscando durante unos minutos hasta que sacó una pequeña caja. Desde la posición donde estaba ella no reconoció la caja, pero cuando comprobó el color rosa del cartón y el nerviosismo con el que Gabrielle la cogía le daba una idea de lo que era, por lo que sin casi darse cuenta comenzó a reír.

- ¿Cariño?- le mira asustado cuando ella comienza a reír- Oye nena, no quiero insinuar nada pero, llevas un mes sin la regla y quizás...

- Lo estoy.

- ¿Qué?

Antes de que pudiera decir nada las lágrimas hablaron por ella, se mordió el labio y saltó sobre él llenándole de besos. Después de un ronda de besos, lágrimas y planes dichos en voz alta y rápida los dos se quedaron mirándose, con las manos juntas y con una tonta sonrisa en los labios.
Quizás los regalos no habían sido lo mejor del año, pero el que estaba creciendo en su interior, sería el mejor y más duradero de toda su vida.

Comentarios

  1. ¡Hola! Interesante la historia, muy tierna <3 aunque me sonó raro el nombre Gabrielle. Hasta donde tengo entendido, es nombre de mujer owo

    ¡Nos vemos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Come Back!

El Castillo Oscuro: 3. Sospechas